Intervención de S.E. la Presidenta de la República, Michelle Bachelet Jeria, durante firma de Convenio ONU Mujeres y BancoEstado “Adhesión a los principios de Equidad de Género”

Fecha edición: 
09/03/2017

Amigas y amigos:

La verdad es que yo tengo toda una cosa muy formal, pero lo primero que tendría que decir es que yo me siento aquí jugando completamente de local.

¿A qué me refiero?

Porque en esto se me juntan dos sombreros, si me permiten: primero, porque BancoEstado, y quiero felicitar por el tremendo desempeño, por todos los logros, el tremendo trabajo que realizan permanentemente, no sólo por las mujeres, sino por el conjunto de nuestros compatriotas y de quienes, por cierto, son parte, son cotizantes del Banco, son parte del Banco, y es un Banco del Estado, y como Presidenta y Jefa de Estado y de Gobierno, me siento muy orgullosa de eso, pero también, porque como directora de ONU Mujeres me tocó trabajar mucho para lograr el pacto global y las WEPs, que fueran una realidad en las empresas.

Y creo que eso es muy bueno, porque, por un lado, mejoran las condiciones de las mujeres al interior de las empresas, pero también permite identificar, y en particular en los bancos, en un país donde la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras ha identificado que las mujeres, siendo muy buenas pagadoras, como decía el presidente, lamentablemente tienen muchas más restricciones, restricciones de monto de créditos, muchos más requisitos y requerimientos, lo cual dificulta, de alguna manera, el acceso a poder contar con los instrumentos y herramientas financieras que les permiten llevar adelante sus proyectos y su vida.

Entonces, creo que es muy importante este compromiso, yo sé que BancoEstado lo tiene de antes, ha trabajado mucho en todos estos elementos, pero por eso que es una gran alegría poder compartir en esta semana de inicio, porque algunos ya están haciendo el mes, como pusimos nosotros ayer en La Moneda, “Chile, 8 de marzo todos los días”, en el sentido de ir avanzando en mayores condiciones para hombres y mujeres en nuestro territorio.

Y yo creo que es muy coherente lo que viene haciendo hace un tiempo, un nuevo ejemplo de una institución que, como he tenido la oportunidad de afirmar varias veces esta semana, es protagonista y es motor para avanzar hacia la equidad de género en nuestro país.

Ayer, como parte de las actividades de conmemoración del Día de la Mujer, estuve –y veo a Esperanza Cueto allá- en un acto de reconocimiento, por parte de ComunidadMujer, a personas destacadas en el trabajo por la igualdad y el desarrollo de la mujer. Y, por cierto, una de las personas destacadas fue Jessica López, tal como ella dijo, en representación de un esfuerzo que es colectivo y que llevan adelante todos ustedes para hacer efectivos proyectos tan importantes para la independencia económica de las mujeres, como el programa Crece Mujer Emprendedora.

Y con este nuevo paso, con esta adhesión a un proyecto global de Empoderamiento Femenino de ONU Mujeres, el Banco reafirma también el compromiso con sus trabajadoras, el compromiso interno por ser una organización que promueve y practica la igualdad y la equidad entre géneros.

Y de esa manera se transforma en el primer banco en nuestro país, y el cuarto en América Latina, en asumir una política explícita y concreta por la igualdad de género y el fortalecimiento del rol de la mujer en el trabajo de la banca.

Y ojalá muchas más empresas en nuestro país aprendan de este ejemplo. Tenemos como 5 ó 6 en este momento, en distintos rubros.

Esto va a significar el fortalecimiento de las medidas pro equidad de género dentro de la organización del Banco, y lo más importante es que, además de ser lo correcto y lo que todas y todos esperamos de un lugar de trabajo, es, como se dice, y como lo dice una académica de la Universidad de Harvard, dice que esto es “smart economics”, es una buena decisión económica.

Porque las políticas sostenidas de igualdad de género hacen que se aproveche mejor el talento humano de las instituciones, amplía la mirada en la toma de decisiones y genera organizaciones más exitosas en sus proyectos, más capaces para innovar, para comprender su entorno y responder a las necesidades de su entorno.

Yo soy una convencida que la adhesión de BancoEstado a estos principios de Naciones Unidas se traduce en un compromiso para promover la igualdad de género en todos los niveles, hasta la más alta dirección y hasta los más altos niveles de decisión.

Comentaba yo al presidente de BancoEstado, que los estudios que ha hecho Joseph Ramos y la Comisión de la Productividad, que si nosotros lográramos incorporar a 900 mil mujeres -porque María Inés nos hablaba de las cifras en América Latina, pero los estudios en Chile hablan de 900 mil mujeres que están hoy día fuera del mercado del trabajo- el Producto Interno Bruto en Chile se incrementaría en un 6%.

Entonces, no es sólo porque es lo correcto de hacer, lo ético de hacer, lo es, sin duda, y eso es suficiente razón, pero además es porque nos genera condiciones de desarrollo económico y humano, a la vez, muy extraordinarias.

Por tratar a mujeres y hombres de forma equitativa; velar por la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores y trabajadoras; promover la educación, la formación y el desarrollo profesional; llevar a cabo prácticas de desarrollo empresarial a favor del empoderamiento de la mujer; promover la igualdad mediante iniciativas comunitarias; y evaluar y difundir los progresos realizados a favor de la igualdad de género. Esos son los WEPs, los principios de empoderamiento de las mujeres.

Y para llevar a la práctica estos compromisos, van a contar con el apoyo de una organización internacional con vasta experiencia, como ONU Mujeres. Podrán incorporar los aportes de casos exitosos, y en otros países, participar en mesas de trabajo y usar también información e indicadores internacionales sobre igualdad de género.

Yo sé que va a ser un nuevo impulso para seguir avanzando por un camino de desarrollo institucional en el que BancoEstado –como yo decía al principio de mis palabras- ya posee logros relevantes: el hecho de que casi la mitad, el 48% de los más de 10 mil trabajadores de esta empresa, sean mujeres, y que el 16% de las ejecutivas que el Banco tenía el 2013, hoy ha pasado a un 27%, lo que es un avance notorio, pero también un área donde se puede seguir avanzando.

Nosotros nos fijamos, a principios del Gobierno, una meta en que en todas las empresas del Estado tuviéramos un 40% de mujeres en los más altos puestos directivos. Partimos con un 5,3% el año 2014 y ya cumplimos con el 40%, y nos quedan 7 puestos vacantes, así que podemos pasar la meta, incluso. No en BancoEstado, me refiero en empresas del Estado en general.

Así que, lo que demuestra que cuando uno tiene la convicción, la voluntad y empuja en una dirección, se puede, porque tenemos extraordinarios hombres, pero también extraordinarias y talentosas mujeres.

Amigas y amigos:

BancoEstado es una de las empresas públicas más importantes para la vida de nuestros compatriotas, particularmente los más vulnerables, entre ellos muchas mujeres, trabajadoras y emprendedoras en micro y pequeñas empresas.

Y hablábamos con el presidente, justo antes de subir acá, de cómo también la presencia, bueno, tanto de la CajaVecina como la posibilidad de contar con oficinas en lugares más alejados, le ha cambiado la vida a mucha gente. Me contaba él que habían hecho un cálculo de cuánto significaba para las personas en ahorro, en la cantidad de recursos, en tomar una micro, el riesgo, todo esto. La verdad que yo lo felicito, porque es una cantidad de iniciativas extraordinarias, que permiten que la gente acceda a una cantidad de servicios bancarios y financieros muy importante, para que nuestro país tenga un desarrollo más armónico, y no todo se concentre en las capitales regionales, en las capitales provinciales o en la capital, Santiago.

Creo que apoyar el esfuerzo y desarrollo del BancoEstado es una misión que va más allá de su gestión empresarial, es una misión ética para construir un país más justo y con mayores oportunidades para todas y todos.

Como toda misión ética, esto requiere coherencia, convicción, y eso es lo que demuestra BancoEstado, a través de su compromiso con sus trabajadoras y sus trabajadores y yo diría también, a través del compromiso de sus propios trabajadores y trabajadoras cotidianamente.

Soy una convencida de que la adhesión a estos principios va a ser un ejemplo para otras empresas, públicas y privadas, que irán aumentando esta masa crítica que necesitamos para lograr pronto –y no en 50 o en 80 años más- un mundo donde la igualdad de género sea una realidad efectiva.

Así que termino mis palabras felicitándolos por su trabajo, por su compromiso y por esta misión que están desarrollando para que Chile sea ese mejor país para todos.

Muchas gracias.

* * * * *

Santiago, 9 de Marzo de 2017.